La Bolsa de Cereales de Entre Ríos estimó que el 72% del área sembrada con trigo de esa provincia posee “muy buena” y “buena” condición fenológica, mientras que el 28% restante fue calificada como “regular”.

A través de su sistema de información agrícola (Siber), el organismo entrerriano detalló que el 72% de la superficie implantada de condición buena y muy buena posee “rindes de entre 2.800 y 3.400 kilogramos por hectárea”, en tanto que el 28% restante de condición regular y mala tiene un promedio de 2.000 kilogramos por hectárea. “Las mayores expectativas de rendimiento se relacionan con los lotes implantados en fechas tempranas, y se encuentran en una situación menos favorable las siembras más tardías que sufrieron los efectos de las reiteradas precipitaciones del mes de julio”, agrega el comunicado.

En tanto, agregó que “el estado fenológico incluye desde espigazón a grano pastoso, siendo en los lotes más atrasados donde se están realizando tratamientos con fungicidas”, y afirmó que existen “riesgo de enfermedades foliares, del tallo y de la espiga del trigo en base a factores climáticos ocurridos entre el 17 y 25 de octubre”.

Asimismo, precisaron que “las temperaturas bajas son favorables para que continúen los ataques de roya amarilla, ya que existe inóculo a nivel de campo, en áreas o lotes no tratados”.

Por otra parte, comunicaron que del total de la siembra de sorgo, establecida entre 98.000 a 105.000 hectáreas, se concretó “sólo el 10 por ciento, ya que se informaron problemas para el control químico de malezas como gramíneas por las reiteradas lluvias y la falta de piso para el ingreso de las máquinas pulverizadoras”.

Respecto a la siembra de soja a nivel provincial, el Siber reportó una siembra “5 por ciento menor a la de la temporada pasada, con alrededor de 58.000 hectáreas menos que en la campaña 2015/16, con una intención de cerca de 1.115.000 hectáreas” para este año.

El organismo entrerriano explicó que del total de la siembra de lino, el 32% se ubica dentro de la categoría muy buena, el 56% buena y el restante 12% en una condición regular, ya que el cultivo “transita la etapa de formación de cápsulas y se pueden realizar las primeras proyecciones de rinde, las cuales oscilan entre 1.000 y 1.500 kilogramos por hectárea”.

Finalmente, manifestaron que “hasta el momento la superficie sembrada de colza en el ciclo 2016/17 fue de 3.600 hectáreas, 4.900 menos y una reducción del 58% respecto al área cultivada en la campaña 2015/16″.

“Desde 2013 la siembra de colza ha sido negativa, influyendo además las reiteradas lluvias de abril, que imposibilitaron las labores de siembra dentro de la fecha óptima y desalentaron aún más al productor”, concluyó.

Ir al contenido original en: infocampo.com.ar

Leer más